Viviendo en China - Parte 1

Reseña de mi estancia en China exactamente 321 días desde que llegué hasta el día que se redactó este artículo.

Publicado por Danny Davila en Noviembre 24, 2016

Este artículo se enfoca de como he vivido en China con la era en auge de aplicaciones móviles. Veamos a continuación la Parte 1 de Viviendo en China

Antes de comenzar con mi reseña, no está de más decir al lector que mi primer contacto con China desde el año 2007 y desde aquel entonces, me he quedado fascinado con prácticamente todo lo que rodea China: cultura, música, gastronomía, idioma, lugares, paisajes, series, documentales, películas, su gente, etc. Desde aquel entonces me llevo a investigar cada día más y más sobre China hasta la fecha.

Finalmente he llegado a China después de 9 años (nunca es tarde) desde que he empezado aprender casi todo lo referente a China, y no tuve impresión alguna cuando pisé territorio chino. De tanto leer artículos, anécdotas y documentales, ya tenía bien claro, al menos un escaneo mental de lo que en realidad era China.

El comienzo

El vuelo hacia China llegó con algunas horas de retraso, pero para suerte mía, no llegué cansado por el extenso (y aburridor) viaje y apenas me alojé en el apartamento, ya había muchas cosas por hacer. Aunque podía tomar algunos días de descanso, lo primero que se me presento al día siguiente fue asistir a la inauguración del grupo de estudios chino-latinoamericano: CECLA, de la cual tendríamos una reunión privada en la semana posterior, para discutir sobre el planteamiento de diseño de su página Web para la versión español.

Enseguida note algo curioso, que el día se me acababa demasiado rápido, no sé si era la sensación porque oscurece a las 5pm o porque tenía muchas cosas por hacer. Aquella cuestión me tomó algún par de semanas en que notaba que el “día pasaba muy rápido”.

Conforme pasaba los primeros días (muy fríos, por cierto), llegaba el tiempo de sobrevivir afuera por cuenta propia, en pocas palabras tenía que arreglármelas para comprar comida, ir en metro, preguntar en chino, abrir cuenta bancaria, y entre otros, que es prácticamente lo básico al llegar. De todas estas mini aventuras, no tuve casi ningún inconveniente. Mucho de estos trámites logre comunicarme sin problemas, hablando malamente chino, haciendo señas, y también por parte de los chinos, en querer expresar también con atención hasta lograr que yo entienda.

Conociendo las aplicaciones móviles

Todo iba perfectamente bien, la gente muy pacífica, lo desconocido se transforma en rutinario, pero para nada aburrido, hasta que llegó la hora de conocer más, he ahí donde la tecnología china quería hacerse presente en frente de mí. Llegó la hora de conocer que podía enlazar mi cuentas bancarias a Zhifubao (支付宝) o también llamado Alipay en inglés, un servicio en el que se puede hacer cualquier tipo de compras tan solo usando su aplicación móvil; desde comprar unos simples chicles o hasta comprarte electrodomésticos. Y que lo mismo puedo hacer en Wechat (微信), la mensajería número uno en China, con su servicio de “Wallet” que cumple la misma función que Zhifubao/Alipay.

Y luego de enlazar mi cuenta bancaria a estas dos aplicaciones móviles, ¿luego que? Eso apenas era un comienzo de todo lo que China tenía preparado para mí. Dos grandes monstruos en el mundo del comercio electrónico: Taobao (淘宝), TMall (天猫), Jingdong (京东) aparecieron a la vez, había que descargar más aplicaciones donde mi antiguo Samsung S4 ya colapsaba en memoria y rendimiento.

Era hora de despedirse del Samsung S4 y darle la bienvenida al Huawei P8 Max, adquirí este teléfono por cuestiones que me gustaba su capacidad de batería de 4000 mAh en el que normalmente usándola me dura más de un día completo, a veces dos. Pero hubo un pequeño detalle no consideré que su tamaño era excesivamente grande, todo un “tablefono”. Pero en ese tiempo de frío cabía perfectamente en mi abrigo.

Retomando de nuevo estas aplicaciones de comercio, por varios comentarios me dijeron que use Taobao cuando sea compras pequeñas y no relevantes, ya que existen estafas en ese sitio, pero hay productos muy baratos también, cuestión de suerte. Ya que los vendedores pueden ser alguna tienda, como también cualquier persona (algo al estilo: mercadolibre o ebay). Tmall o TianMao me lo recomendaron para comprar productos de necesidad, así como frutas, snacks, alimentos. Y finalmente JingDong del que sería mi fiel amigo (coincidencia su logo es un perro) hasta la actualidad, donde me recomendaron para compras de productos tecnológicos, además que los productos de JingDong solo son vendidos por tiendas autorizadas, y muchas veces con certificados de calidad.

A veces me pongo a comparar los precios en estas tres aplicaciones, y JingDong suele ser más caro, pero no por tanto. En las cuales casi siempre escojo este, por cuestión de seguridad, sobre todo si se trata de algún producto tecnológico.

Entregas a domicilio (Kuaidi)

Luego de comprar productos por cualquiera de estas aplicaciones (que, por cierto, son muchas más tiendas, pero os he nombrado las tres más famosas, o al menos las tres que usualmente uso y tengo instalado) llega el momento de recibir las entregas a la puerta del departamento.

Esta es una de las cosas más gratificantes y alegres que suele pasarme. Sabes que te llega una entrega y cuando a veces haces algunas compras no sabes exactamente que es (traen escrito en chino el producto que recibes en la etiqueta de la entrega, pero yo personalmente no suelo leerla, para dejarme con la intriga hasta el momento de abrir). Me siento como un niño recibiendo un regalo, después de saber que yo mismo lo he comprado, pero eso no te quita la satisfacción de recibirlo.

kuaidi Kuaidi recibido

Las entregas a domicilio o kuadi (快递) en China tiene una larga historia, su servicio demora de entre 1 a 4 días, dependiendo de la zona de donde hayas efectuado la compra, si lo compraste en la misma ciudad, te llega al día siguiente, si lo compraste en otra ciudad distante, en lo personal, lo mas lejano que me ha llegado es una demora de 4 días.

La comida

La gastronomía china es muy variada, no he tenido problema alguno con los palillos chinos (筷子), ni tampoco he tenido problema con alguna comida particular, e incluso me gusta mucho la comida picante. Y hasta la fecha ya he de tener al menos diez comidas chinas favoritas.

Y, ¿adivinen qué?, también hay apps móviles para comprar comida con servicio de entrega, las más populares son las siguientes tres: e le me (饿了么), Meituan WaiMai (美团外卖) y Baidu WaiMai (百度外卖). Mi preferida es: e le me

waimai Comida entregada a domicilio

Cuando a veces estoy cansado de comprar comida, llamémosle “comida comercial”, existe también otras opciones como Home-Cooked (回家吃饭) es una app móvil, con un lema de “comer en casa” en la que chefs o expertos en cocina preparan la comida que ordenaste en su menú, y preparan a una cantidad moderada de acuerdo a las reservas que se haga. Normalmente cada día cambian de menú y en algunos casos, los mismos chefs te llevan la comida a tu puerta.

Regla de las columnas

Al subir o bajar una escalera ya sea eléctrica o no, siempre los chinos suelen usar el carril derecho, ya que el carril izquierdo es dado para las personas que van muy apresuradas y desean seguir de largo sin esperar. De mi experiencia he visto que los chinos suelen ir muy apurados para llegar a un lugar, como si le quitaras el tiempo. Y mucha gente pasa por el carril izquierdo para llegar al destino más rápido.

Si estás esperando el metro o el tren, os tenéis que formar columnas siempre a los laterales para ingresar, ya que la zona central son para las personas que salgan dentro de ella. Por suerte a diferencia de las escaleras, en esta ocasión existe una señal en el suelo indicando donde debes pararte.

Respetar la línea amarilla

Muchas veces estando en el banco, pasando algún sistema de seguridad, o por algún otro motivo, existen líneas amarillas, que indican que debes esperar a que la gente delante tuyo pase o termine su proceso para que luego te toque el turno correspondiente. Nunca he tenido problema con esto, pero hay que respetar mucho este, por ejemplo: cuando son máquinas y alguien está pasando, estos tienen algunos sensores que detecta quien esta pasando para abrir el paso. El no respetar, hará que la máquina emita algún sonido que algo anda mal. Por lo que siempre es aconsejable respetar tu turno. A los de seguridad les gustan el orden.

El mapa

Al ser un país inmensamente grande, es normal tener la idea que uno se pueda perder en alguna calle, o algún destino que deseamos ir. Esto no ocurre teniendo ya instalado la aplicación de Baidu Ditu (百度地图) o la aplicación de Autonavi (高德地图) con estas dos aplicaciones muy precisas es casi imposible perderse.

Para ver el mapa del metro con sus estaciones en Beijing, suelo usar 北京地铁 buscar en la app store.

El metro

Movilizarte en el metro es de lo más sencillo, tanto para comprar una tarjeta, como para recargar y movilizarte de un lugar a otro. Ya que solo se necesita un nivel de chino muy básico para que te puedan entender y pagar sin inconveniente. Aun así, también hay disponibles maquinas donde puedes comprar una tarjeta temporal en donde solo pagas por el recorrido donde quieras llegar.

En horas no pico, ir en metro es de cierta forma placentera, puedes encontrar a veces asientos y cuando están todos ocupados, es muy raro ver que algún caballero ceda el asiento a alguna señorita o alguien de avanzada edad (muy, muy raro). Cuando no hay asiento los chinos suelen colocarse de cara a las puertas de salida y de forma ordenada y sin contacto alguno.

la-metro El metro en horas no pico

En horas pico, la cuestión cambia, el exceso de gente se hace visible, y muchos optan por no esperar el siguiente metro (ya dije antes, los chinos siempre van muy apurados), es donde empiezan hacerse “tetris” a tratar de encajar o ingresar de cualquier forma dentro de la ya llena, metro. En ocasiones por tratar de entrar y “encajar” mueve a todo un pelotón de chinos, que de por si ya están compactados.

Por experiencia propia, ir en metro es mucho mejor que andar en taxi o en carro en horas pico. Es casi imposible no estar en un tráfico inmenso y llegar muy retrasado al lugar de destino. Me ha pasado en un par de ocasiones. Por la que si quieres llegar a un destino puntual, aunque el metro este llena, recomiendo al 100% ir en metro y así te ahorras disgustos.

El 90% de los chinos, por no decir, a veces casi el 100% de los chinos mientras suelen transportarse por el metro, están concentrados en sus teléfonos móviles: leyendo libros, viendo series, chateando, jugando, escuchando música (soy de este tipo), entre otros.

Toda esta reseña vivida la puedes ver también en este vídeo de como un extranjero pasa el día comprando solo con el teléfono móvil: